Yo me llamo. SE APAGÓ LA PRIMERA ESTRELLA


La TV paraguaya, ha crecido mucho en cantidad y calidad de propuestas. Telefuturo alimenta su prime time con mitad de ficción enlatada y mitad de entretenimiento nacional. Actualmente presenta la versión local del formato 'Yo me llamo'.  La propuesta es divertida, resultado de un casting de ignotos participantes bastante bien hecho, un jurado ocurrente y chispeante y un conductor que sabe remar hasta en dulce de leche como Kike Casanova. Incluso la escenografía está resuelta y el trabajo de cámaras es correcto. La producción se luce con la mayoría de las puestas en escena. Casi todo orientado a que el agotado televidente de las 22:00 se vaya a dormir con una sonrisa, casi todo pero a media luz, como el tango que cantaba Carlos Gardel.

La iluminación de 'Yo me llamo' supera en falta de calidad a  la Red Guaraní cuando era el "canal de la familia", lo que ya es mucho decir. Calidad, porque no da la impresión de que falten elementos sino de que están mal colocados. Ni un quince años de campaña consigue tantas sombras sobre la gente. Kike hace el esfuerzo buscando un lugar para colocarse, que parece ya identificó como el único sitio en que no sale por la mitad, pero los miembros del jurado que no se pueden mover, esos sí están indefensos. Los cuatro salen  con un collar oscuro, proyectado por su propio cuello y con el micrófono dibujado sobre la ropa. Espantoso.

Tal vez, Telefuturo haya despedido a su iluminador y no haya contratado otro. Tal vez, el iluminador esté con reposo médico desde que comenzó el ciclo. Tal vez, tengan miedo a incrementar la tarifa de ANDE. Por lo que sea, este factor le quita brillo a todo lo demás y ayer cuando se eliminaba un participante y Kike usó la metáfora "una estrella que se apaga"...parecía que desde su inconsciente lanzaba un desesperado metamensaje: tendremos menos luz.




Mercedes Olivera
26 de abril de 2017    
Con la tecnología de Blogger.