Ir al contenido principal

CONATEL DA DERECHO A CANALES ABIERTOS A NO AUTORIZAR REPRODUCCIÓN DE SUS EMISIONES A LOS CABLES



El 4 de agosto trascendió una resolución de la CONATEL, fechada el 31 de julio, en la que confusamente se establece que los servicios de DHT y cableoperadores deben acordar con los canales de televisión abierta para retransmitir sus contenidos, pero que si estos los ceden gratuitamente los operadores de TV paga están obligados a incluirlos en las grillas. La mencionada resolución se basa en la Ley Nº 1328/1998 “De Derechos de autor y Derechos conexos”, en su artículo 131 establece el derecho exclusivo de los organismos de radiodifusión “de realizar, autorizar o prohibir la retransmisión de sus emisiones, la grabación de sus emisiones y la reproducción de las mismas”, tal como venían reclamando las teledifusoras desde hace un tiempo y da por terminado el período de no innovar en materia de inclusión de las señales del Servicio de Televisión en las grillas de señales de los Prestadores de los Servicios de Televisión Pagada que regía hasta el 30 de julio de 2015, con el objeto de analizar las condiciones de inclusión.


La determinación de no innovar había llegado luego de un conflicto suscitado en el mes de mayo entre la CATELPAR que agrupa a los canales de televisión abierta y los sistemas de TV paga, debido a que CATELPAR en una comunicación del 25 de mayo, expresó a Claro la prohibición de redistribuir por medio de su servicio las señales de sus asociados y que en caso de hacerlo sin autorización deberá abonar U$3 por cada canal y por cada abonado.


Lo llamativo de la resolución actual es que aunque concede las pretensiones de la CATELPAR de eventualmente cobrar por la retransmisión de sus contenidos, obliga a los operados de TV Paga a incluirlos si los abiertos se los otorgan sin cargo (ver Art. 2). Este escenario se ve propiciado por el hecho de que la CONATEL autorizó a las operadoras de telefonía a operar en televisión, lo que en la legislación de otros países no está permitido así como por el hecho de que además de cobrar por los abonados las empresas que explotan estas licencias también incluyen publicidad.