Ir al contenido principal

GRAN LANZAMIENTO DE BAILA CONMIGO PARAGUAY 2014

 
 
Este jueves muy puntualmente arrancó la quinta temporada de Baila Conmigo Paraguay, en un año en el que al prime time nacional le será muy difícil competir con la mundialmente exitosa Avenida Brasil  que sale al aire con un colchón que promedia arriba de 20 puntos, que provienen de 24 Horas del SNT y que además, va en tira. Sin embargo, la producción de Baila Conmigo hizo un muy buen trabajo explotando las fortalezas de su formato tanto como es posible. La escenografía es amplia, bien iluminada, glamorosa y sin ese abuso de tecnología que ya no está de moda en escena. Se manejaron con una sobriedad elegante, con la que colabora  la plataforma que eleva a los que ingresan al set. Todo cuidado, en su sitio y sin exageraciones. Por otra parte, las cámaras se desplegaron con excelencia brindando al televidente un espectáculo constante y variado, con planos logrados y suitcheados tan sutiles que fueron eficientes en la percepción del conjunto.
 
La apertura pareció poco para lo que venían promocionando, pero mucho más interesante e inteligente que la de Marcelo Tinelli. La elección del tema de la locura de los Addams, vino a cerrar con la entrada del jurado al set. Raúl Melamed estuvo flojo, pero hubo un detalle de fina ironía que lo reivindicó a nuestros ojos dijo que "el padrino", ante su queja porque Alejandro Stoessel no lo atendía, le había indicado que para que su familia (Addams) ingresara al certamen "no tenía que hablar con Stoessel, sino con el padre de Violetta". Los que entendimos, disfrutamos de este pequeño momento, dado que se rumorea que no van los lunes porque sus compromisos retienen a Stoessel en la Argentina.   
 
Norita, a pesar de su edad, fue una Merlina que parecía de 12 años en una buenísima interpretación. Milva Gauto, estuvo genial con sus aires de diva gótica que la exhiben como una gran artista, mientras se mantiene callada. Es una pena que le falte guión, porque su manejo del escenario es impresionante.  Y la sorpresa de la noche: el Tío Cosa, que como Tío Cosa fue lo más pero que para jurado incógnito fue raro, ya que todos pensábamos en alguien de la farándula y nos trajeron al Maestro Luis Calderini.
 
Se destacó que luego de la apertura las parejas participantes bailaron todas juntas y fueron presentadas brevemente. Un apunte: Andrea Quattrochi estaba sola porque bailará con Jorge Moliniers quien también está en el ShowMatch de Tinelli.
 
Punto negativo para la elección del ritmo. La Murga se caracteriza más por la interpretación de letras que por el baile, que es más bien un zarandeo en el que intervienen mucho los brazos y las manos y claro, el vestuario colorido. Se aprovecha para aclararle a Norita Rodríguez, que mostró con petulancia que ni se informó, que la Murga no es lo que hacen los borrachos cuando la fiesta terminó. Lo más cercano a la murga que tuvieron, estuvo en las dos primeras parejas, con Marilina y Dani disfrazados de Colombina y Pierrot acompañados de una comparsa en la que hasta hubo cabezudos (no muñecotes como dijo Kike, son cabezudos) . Jimena y  Alfredo Jaeggli también se colocaron dentro del tema y Alfredo movió muy bien los brazos y las manos que son lo principal en este género, aparte del canto. Los que vinieron después, bailando bien o mal hacían cualquier otra cosa que no tenía que ver con la murga. Igual, la producción de la comparsa de los dos primeros aportó encanto y color.

La participación de Alfredo Jaeggli, conmovió cuando el ex -senador recordó la enfermedad de la que se salvó y de pronto eso mostró que la vida es un soplo que vale la pena aprovechar haciendo lo que tenemos ganas. Le dio un toque existencial a su presencia.
 
Otro elemento, que en el estreno no se enfatizó pero que seguramente dará algunos ases si la cosa se vuelve aburrida, es el de los bizarros representantes del pueblo que pugnarán por un lugar en el certamen: un estilista, un cantante de bodas y un profesor de zumba.
 
Kike Casanova, se destacó como siempre por su porte de deportista y muy bien vestido. De la conducción no podemos decir demasiado. Ya hace cuatro temporadas que muestra sus habilidades, por eso ahora que las papas queman con la competencia... hay una quinta. Kike hizo más de una alusión a la novela preguntando ¿ya pasamos la Avenida?.
 
En resumen,  la apuesta viene a iluminar la franja horaria en donde las sombras no le corresponden a producción ni a la conducción , sino a programación. Contra una novela como Avenida Brasil, no se empieza la semana el martes y es difícil hacerse cargo de un promedio llegando después de un noticiero que pierde y además tus socios de franja son : Hotel de Estrellas y Pequeños Gigantes. Están levantando un muerto y se nota el esfuerzo. 
 
Mercedes Olivera