Ir al contenido principal

LA CAJA NEGRA DE JORGE TORRES. Perplejidades de comienzo de siglo



Este martes a las 22:00, vimos La Caja Negra de Jorge Torres, que se lanzó la semana pasada con el tema "Los hombres del Presidente" y cuya segunda entrega versó sobre "Las mujeres del Presidente". Jorge, anunció una sorpresa para la próxima. Tememos encontrarnos con "Las mascotas del Presidente". Asistimos a una pretendida investigación, presentada en una excelente escenografía y gran sentido del show con un estilo que cabalgaba entre Laura de América y el amarillista noticiero del SNT. Torres con pelo largo y barba nos hizo acordar a Leo Rubín, pero con una justiciera actitud, que lo asemejaba a los pastores evangélicos de los otros horarios de su canal o a un estricto rabino. A propósito notable lo de Arnoldo, prestarse para lo que vimos cuando ha censurado contenidos mucho menos oscuros, aunque claro eso era cuando no era candidato de la oposición. Fue simpático escuchar a Jorge Torres repetir que se hablaba de la vida privada de un hombre público, cuando Wiens dedicó a TV Paraguaya.com, en el 2009, el Gigante de la Mañana y un noticiero, por el título que verán en este enlace. En el 2011 en su canal, el de la familia, una prostituta anónima alude al presidente porque solo le tocó las piernas y encima recibió U$ 150, de los U$500 dólares previamente pactados por su presencia.

La dinámica del programa, es interesante. Todo muy moderno. El conductor da paso a los informes tocando un botón sobre una caja negra, lo que inicia una especie de transición virtual. Además él no está como los demás con una obsoleta notebook, sino con una tablet. Mostró las repetidas historias de Viviana Carrillo, Benigna Leguizamón y Hortensia Morán, agregando dos nuevos elementos: una chica que trabajaría en Yacyretá ganando 25 millones gracias a una supuesta amistad con Fernando Lugo y una prostituta (si, leen bien) que de espaldas y camuflada con una peluca contó como ella y unas colegas fueron a Mburuvichá Roga a prestar sus servicios a tres caballeros, uno de ellos el presidente. No lo hicieron por patriotismo, sino porque les ofrecieron U$500 pero al final les pagaron U$150 a cada una. Encima ella, no puede referir cómo es Lugo en las lides amatorias porque, según dijo, el mandatario sólo conversó y le tocó las piernas. En piso estaba como invitado el Diputado de la ANR Carlos Liseras, cuyo único aporte fue mostrarse hipócritamente espantado.

Lo que vimos fue TV basura: mucho ruido y pocas nueces. Puede que para el futuro mejore.


Mercedes Olivera